IDEALIPSTICKS

Fecha: 15.04.2016 22:45
Precio: Anticipada 8€ / Taquilla 10€
Puntos físicos: Sala Pícaro

Siempre me he imaginado a Idealipsticks como una banda neoyorkina de garito. Sonando frescos e inmediatos, pero sudando rock cl·sico con algunos resto de purpurina glam en la chupa.

Ha salido bien la foto? Pues en ëSurreal as realityí los Ryjlen han robado a punta de navaja un Mustang cargado de armas a la puerta del CBGB y se dirigen a toda velocidad hacia Nueva Orleans. Este disco huele a cuero desde el demoledor riff con el que arranca ëSupreme Machineí. El sonido de la banda es mucho m·s grueso, oscuro y contundente, y el blues se les ha metido hasta los huesos. ëOn the runí supura vud˙ elÈctrico que florece en un estribillo redondo para el verano del ë67. Con los Ryjlen nunca se sabe, lo mismo te montan un guateque pasado de voltios en ëUnder your bonesí o ëBacktown Rdí, que te invitan a fumar un cigarrillo a la fresca con su productor, Paul Grau, en ëSick of thisí. O igual te aplastan sin piedad bajo una pared de ladrillos en ëThe black Saints pathí, asÌ que no te fÌes. Les ha tenido que resultar difÌcil elegir un single. La elecciÛn recae en ëBlack holeí, un tema incontestable a dos voces, muy al estilo Ryjlen, con el que la banda se deja salpicar por los sonidos m·s en voga de unos Jack White o Black Keys. Sin embargo podrÌan haber sido perfectamente la trepidante ëRunning through the jungleí o la absolutamente impecable ëSinnerí las elegidas para convertirse en hits indiscutibles. Idealipsticks siguen fieles a su estilo de rock cl·sico y visceral (resulta imposible no imaginarse a Hendrix tocando el inicio de ëCathouseí ) han cambiado la latitud y temperatura de sus composiciones, pero mantienen la clase el estilo y un sonido perfectamente reconocible. Diez temas muy maduros que combinan todavÌa mejor lo masculino con lo femenino resultante de la ecuaciÛn perfecta entre las puntiagudas guitarras de Jave con la voz cada vez m·s sobrada de Eva. Una delicia que nadie se cansar· de escuchar una y otra vez.